GRIPE EN EL EMBARAZO

Las mujeres embarazadas tienen mayor riesgo que las mujeres no embarazadas o que la población general, de sufrir complicaciones por la gripe incluyendo hospitalización, ingreso en las unidades de cuidados intensivos (UCI) y muerte1. Además, cuando las madres sufren una gripe durante el embarazo existe un mayor riesgo de complicaciones fetales tales como: parto prematuro, bajo peso al nacer o muerte fetal1,2.

En este texto se revisa brevemente la epidemiología de la gripe y la carga de la enfermedad en el embarazo.

La gripe es una infección muy frecuente que podría afectar a alrededor del 11% de las mujeres embarazadas3. En entornos con bajas tasas de vacunación se ha estimado que el riesgo de contraer la infección podría ser del 0,7-0,9% por mes de embarazo durante la temporada de gripe2.

El riesgo de hospitalización de las mujeres embarazadas con gripe podría multiplicar por más de tres el riesgo de hospitalización por gripe que en mujeres no embarazadas4. Este riesgo de hospitalización es mayor durante el segundo y tercer trimestre de embarazo4. Un estudio realizado en Cataluña entre 2008 y 2013 encontró que durante las temporadas de gripe, las mujeres embarazadas tienen más probabilidades que el año anterior a su embarazo de requerir una consulta ambulatoria o de ser hospitalizadas debido a complicaciones respiratorias o cardiovasculares atribuibles a la gripe5. En el segundo trimestre de embarazo se observaron las tasas más altas de visitas ambulatorias asociadas a la gripe, y en el tercer trimestre las tasas más altas de hospitalización5. Las mujeres embarazadas con enfermedades concomitantes como: enfermedades cardíacas o pulmonares crónicas, diabetes mellitus, enfermedad renal crónica, neoplasias o alguna inmunosupresión, son especialmente vulnerables y tienen un mayor riesgo de hospitalización6.

Respecto a la gravedad, en un estudio español realizado durante las temporadas de gripe de 2010 a 2016, las mujeres embarazadas tenían un riesgo relativo de hospitalización por un episodio grave de gripe que era casi ocho veces mayor que el de las mujeres no embarazadas en edad reproductiva7. Según los datos del Sistema de Vigilancia de Gripe en España, entre las mujeres en edad fértil (15-49 años) hospitalizadas y catalogadas como “casos graves hospitalizados confirmados de gripe” (CGHCG), la proporción de mujeres embarazadas fue del 9% en la temporada de gripe 2018-198 y del 3% en la temporada 2019-209. La gran mayoría de casos estaban en el segundo o tercer trimestre de embarazo en ambas temporadas8,9.

Los síntomas de la gripe durante el embarazo pueden ser similares a los de las mujeres adultas no embarazadas aunque se ha observado una mayor propensión a sufrir náuseas y vómitos6. En algunas series, hasta 1 de cada 8 mujeres embarazadas con gripe pueden presentar una neumonía6.

Respecto a la mortalidad, el embarazo se ha asociado con un aumento del riesgo de muerte por gripe, lo que se ha evidenciado especialmente durante las pandemias como la de 1918, la de 1957, o la más reciente de 2009 (10). En Estados Unidos en la última pandemia, el número de muertes asociadas a la gripe en mujeres embarazadas fue veinte veces mayor que la media de las temporadas de gripe (1998-2005)10. Las mujeres embarazadas representaron el 6,3% de las hospitalizaciones, el 5,9% de los ingresos en UCI y el 5,7% de las muertes asociadas a gripe6. Durante esa pandemia, las tasas de mortalidad por gripe entre las mujeres embarazadas oscilaron entre 0,03 y 0,69 muertes por cada 10.000 embarazos11.

Este aumento del riesgo de complicaciones de la gripe se debe a que durante el embarazo y el posparto inmediato se producen cambios fisiológicos y alteraciones en el sistema inmunitario que aumentan la vulnerabilidad a las infecciones3. Los cambios cardiopulmonares que ocurren durante el embarazo, como el aumento de la frecuencia cardíaca, el volumen sistólico y el consumo de oxígeno, y la reducción de la capacidad pulmonar, pueden aumentar el riesgo de hipoxemia y contribuir a una mayor gravedad de la gripe en mujeres embarazadas1. Además, el sistema inmunológico de la mujer se adapta durante el embarazo y se produce un cambio desde la inmunidad mediada por células hacia la inmunidad humoral. Esta adaptación inmunológica da como resultado un aumento del riesgo de complicaciones asociadas con ciertas infecciones, que incluyen la infección por el virus de la gripe6.

Además, la infección de la mujer embarazada puede tener consecuencias para el feto. La infección por gripe de la madre se ha asociado especialmente con el bajo peso al nacer y con un incremento del riesgo de muerte fetal en comparación con los recién nacidos de mujeres que no han padecido de gripe2,6. En algunos estudios también se ha asociado a un aumento en el riesgo de parto pretérmino y de la necesidad de practicar una cesárea de urgencia6.

En resumen, la gripe es una infección muy frecuente durante el embarazo. Los cambios fisiológicos e inmunológicos que se producen en la mujer durante el embarazo y el posparto inmediato hacen que exista un mayor riesgo de complicaciones asociadas a la enfermedad. Respecto a las mujeres no embarazadas, la gripe durante el embarazo se asocia a un aumento en el número de consultas ambulatorias, un mayor riesgo de hospitalización y de ingresos en UCI, y a una mayor mortalidad. Además, la gripe durante el embarazo puede tener consecuencias para el feto, pues puede existir un riesgo incrementado de parto prematuro, bajo peso al nacer y de muerte fetal.

Si desea conectar con sus pacientes embarazadas y concienciar de la importancia de la vacunación frente a la gripe, adjunto podrá encontrar un material adicional con información de utilidad.

    1. Vojtek I, Dieussaert I, Doherty TM, Franck V, Hanssens L, Miller J, et al. Maternal immunization: where are we now and how to move forward? Ann Med. 2018;50(3):193-208.

    2. Dawood FS, Kittikraisak W, Patel A, Rentz Hunt D, Suntarattiwong P, Wesley MG, et al. Incidence of influenza during pregnancy and association with pregnancy and perinatal outcomes in three middle-income countries: a multisite prospective longitudinal cohort study. Lancet Infec Dis. 2020; S1473-3099(20)30592-2.

    3. Buchy P, Badur S, Kassianos G, Preiss S, Tam JS. Vaccinating pregnant women against influenza needs to be a priority for all countries: An expert commentary. Int J Infect Dis. 2020;92:1-12.

    4. Prasad N, Huang QS, Wood T, Aminisani N, McArthur C, Baker MG, et al. Influenza-Associated Outcomes Among Pregnant, Postpartum, and Nonpregnant Women of Reproductive Age. J Infect Dis. 2019;219(12):1893-903.

    5. Vilca LM, Verma A, Bonati M, Campins M. Impact of influenza on outpatient visits and hospitalizations among pregnant women in Catalonia, Spain. J Infect. 2018;77(6):553-60.

    6. Rasmussen SA, Jamieson DJ, Uyeki TM. Effects of influenza on pregnant women and infants. Am J Obstet Gynecol. 2012;207(3):S3-8.

    7. Mazagatos C, Delgado-Sanz C, Oliva J, Gherasim A, Larrauri A, the Spanish Influenza Surveillance System. Exploring the risk of severe outcomes and the role of seasonal influenza vaccination in pregnant women hospitalized with confirmed influenza, Spain, 2010/11-2015/16. PLoS ONE. 2018;13(8):e0200934.

    8. Instituto de Salud Carlos III. Sistema de Vigilancia de la Gripe en España. Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica. Informe de Vigilancia de la Gripe en España. Temporada 2018-2019 [Internet]. [citado 11 de noviembre de 2020]. Disponible en: aquí

    9. Instituto de Salud Carlos III. Sistema de Vigilancia de la Gripe en España. Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica. Informe de Vigilancia de la Gripe en España. Temporada 2019-2020.pdf [Internet]. [citado 11 de noviembre de 2020]. Disponible en: aquí

    10. Callaghan WM, Creanga AA, Jamieson DJ. Pregnancy-Related Mortality Resulting From Influenza in the United States During the 2009-2010 Pandemic. Obstet Gynecol. 2015;126(3):486-90.

    11. Katz MA, Gessner BD, Johnson J, Skidmore B, Knight M, Bhat N, et al. Incidence of influenza virus infection among pregnant women: a systematic review. BMC Pregnancy Childbirth. 2017 Dec;17(1):155.

LA GRIPE AUMENTA LAS COMPLICACIONES CARDIOVASCULARES

Los adultos mayores de 40 años sin
antecedentes cardíacos ven aumentado el
iesgo de padecer enfermedades
cardiovasculares después de sufrir una gripe.

LA GRIPE EN LOS NIÑOS

Los menores son un factor fundamental en la
cadena de transmisión de la gripe debido a que
excretan el virus durante más tiempo y expulsan
una mayor carga. Además, pueden sufrir
complicaciones, por lo que la prevención en ellos
resulta clave.

PREVENIR LA GRIPE, ESTE AÑO MÁS QUE NUNCA

La vacunación contra la influenza es un recurso fundamental para preservar la salud general de la población y reducir la carga asistencial sobre el sistema de salud. Varios estudios apuntan, además, a que esta vacuna podría asociarse con una menor gravedad y mortalidad por COVID-19. Vacunarse es, más que nunca, un acto de responsabilidad personal y social.

HERENCIA
E INNOVACIÓN


 


La tradición de Sanofi Pasteur se remonta a más de 130 años atrás. Somos una compañía global, basada en la innovación, el rigor científico y las sinergias internacionales.