SOLO UNA GRIPE...
QUE CAUSÓ SU INFARTO DE MIOCARDIO

Recomendar la vacunación a los pacientes para prevenir la influenza ayuda a reducir el riesgo de complicaciones cardiovasculares.

Gripe en niños

Los niños menores de 15 años constituyen la población en la que se da la mayor incidencia de gripe1,2. Además, los niños pequeños presentan mayor riesgo de complicaciones, hospitalizaciones, y fallecimientos por gripe que la población general3. Asimismo, los niños son los principales vectores de la enfermedad pues presentan una mayor carga viral y exhalan virus durante más tiempo que los adultos, siendo la principal fuente de propagación del virus de la gripe en la comunidad, en entornos como la familia, la escuela, etc.4.

En este documento se resumen algunos datos de la epidemiología y la carga de la enfermedad de la gripe en los niños, y se ofrecen los datos epidemiológicos de las últimas temporadas de gripe en esta población en España.

 

En primer lugar, hay que destacar que la incidencia de gripe es mucho mayor en la población infantil que en adultos4. Según los datos del Sistema de Vigilancia de la Gripe en España, en la temporada de gripe 2018-19 los grupos de edad más afectados por la enfermedad fueron los menores de 15 años, con una tasa máxima de incidencia semanal de gripe de 709,6 y 572,3 casos por 100.000 habitantes para los grupos de 0-4 años y 5-14 años, respectivamente1. Respecto a la incidencia acumulada, en esa temporada las mayores tasas de gripe se observaron en el grupo de 0-4 años (4.857,6 casos/100.000 habitantes), seguido del grupo de 5-14 años (3.710,9 casos/100.000 habitantes)1.

De manera similar, en la temporada de gripe 2019-20, los grupos de edad más afectados fueron los menores de 15 años con una tasa máxima de incidencia semanal de gripe de 789,3 y 744,7 casos por 100.000 habitantes para los grupos de 0-4 años y 5-14 años, respectivamente2. Igual que en la temporada previa, las mayores tasas de incidencia acumulada de gripe se observaron en el grupo de 0-4 años (6.244,7 casos/100.000 habitantes), seguido del grupo de 5-14 años (4.995,6 casos/100.000 habitantes). Estos datos contrastan con las tasas de incidencia acumuladas en adultos las cuales son mucho menores: 1.640,2/100.000 habitantes en personas de entre 15 y 64 años, y 545,4 casos/100.000 habitantes en mayores de 64 años2.

Las tasas de hospitalización asociada a la gripe en la población pediátrica varían según grupos de edad, siendo más elevadas en los primeros meses de la vida. La tasa media de hospitalización en menores de 5 años podría estar alrededor de 1 por 1.000 niños sanos4. En niños sanos menores de 2 años, las tasas de hospitalización son similares o incluso superiores a las de personas de 65 o más años, oscilando entre 150-187/100.000 en menores de 2 años y entre 500-1.000/100.000 en los menores de 12 meses4. En la temporada 2019-2020, el 18% de todos los casos hospitalizados de gripe, independientemente de su gravedad correspondieron a niños de entre 0 y 4 años2.

Por otra parte, los menores de 5 años constituyen, junto con los mayores de 64 años, los grupos de edad con mayor riesgo de sufrir casos graves hospitalizados confirmados de gripe (CGHCG)1,2. Así en la temporada 2018-19 las mayores tasas acumuladas de CGHCG se observaron en los mayores de 64 años y en los menores de cinco años: 61,5 y 29,8 casos por 100.000 habitantes, respectivamente. En la temporada 2019-2020 se intercambiaron los grupos etarios con mayor riesgo y las mayores tasas acumuladas de CGHCG se observaron en los menores de 5 años (52,4 casos por 100.000 habitantes) con el grupo de mayores de 64 años en segundo lugar (40,7 casos por 100.000 habitantes)1,2. Durante esa temporada 2019-20, el 10% de todos los CGHCG correspondieron a niños de entre 0 y 4 años2.

La frecuencia de factores de riesgo en los casos graves hospitalizados por gripe ocurridos en niños fue menor que en dicho tipo de casos en adultos1,2. En la temporada 2018-19, el 85% de los pacientes con información disponible presentaron algún factor de riesgo de complicaciones, variando el porcentaje en función de la edad: 34% en los menores de 15 años frente al 88% en los pacientes mayores de 14 años1. En los menores de 15 años, los factores de riesgo más frecuentes fueron la enfermedad pulmonar crónica y la enfermedad cardiovascular crónica1. Igualmente, en la temporada 2019-20, el 80% de los pacientes con información disponible presentaron algún factor de riesgo de complicaciones de gripe: el 35% en los menores de 15 años y el 85% en los pacientes mayores de 14 años2. Los factores de riesgo más frecuentes en este grupo de pacientes mayores de 14 años fueron la enfermedad pulmonar crónica, la enfermedad cardiovascular crónica, y la inmunosupresión.

Respecto a las complicaciones que origina la gripe en la población pediátrica, esta infección suele predisponer al desarrollo de otitis media aguda en más del 20% de los niños menores de 6 años, siendo bacterianas en 2/3 de los casos. Además, la gripe puede asociarse a exacerbaciones de enfermedades crónicas como asma, fibrosis quística, u otras neumopatías crónicas. Asimismo, la gripe puede originar complicaciones graves en niños como bronquiolitis, neumonía bacteriana, miocarditis, mielitis transversa, encefalitis, síndrome de Guillain-Barré, convulsiones febriles o síndrome de Reye en los niños que reciben aspirina5.

Finalmente, además, de la morbilidad, la gripe en los niños es motivo de un elevado consumo de recursos sanitarios. Durante las temporadas de gripe, las consultas pediátricas se incrementan en un 50-100%. También crece considerablemente el consumo de antibióticos, el número de consultas a los servicios de urgencias y los ingresos hospitalarios, especialmente en lactantes y niños sanos menores de 24 meses. Además, la enfermedad en la edad infantil tiene un notable impacto socioeconómico, porque comporta un acusado absentismo escolar y laboral en el caso de los padres, bien por enfermar contagiados por los hijos, o bien por cuidarlos mientras están enfermos4.

En resumen, la incidencia de gripe es notablemente más alta en población pediátrica que en los adultos. Los niños, especialmente los más pequeños, tienen un alto riesgo de hospitalización por gripe. Los niños de entre 0 y 4 años constituyen, junto con los mayores de 64 años, el grupo de edad con mayor riesgo de sufrir un caso grave de gripe que precise hospitalización. Alrededor de un tercio de estos niños hospitalizados tienen factores de riesgo de complicaciones por gripe. Además, la gripe en niños puede a su vez producir numerosas complicaciones clínicas, y se asocia a un elevado consumo de recursos sanitarios y a un notable impacto socioeconómico.

MAT-ES-2004496 v1.0. Diciembre 2020

 

REGÍSTRATE