MUCHO MÁS QUE UNA GRIPE: COMPLICACIONES

La gripe es una enfermedad respiratoria que constituye un grave problema de salud global pues se estima que cada año hay mil millones de casos1. Está causada por el virus influenza que se caracteriza por su rápida transmisión de persona a persona a través de secreciones respiratorias causando epidemias en todo el mundo cada temporada2,3. Además, es una de las infecciones más comunes con altas tasas de mortalidad y morbilidad2,3. En las últimas temporadas de gripe en España, se han atribuido cerca de 15.000 muertes en 2017-2018, 6.300 en 2018-2019 y 3.900 en 2019-20204-6.

Su cuadro clínico es variable, pudiendo ser leve, grave o incluso mortal, particularmente en personas de alto riesgo. Los síntomas aparecen súbitamente, incluyendo: fiebre, tos seca, dolor de cabeza y garganta, dolores musculares, congestión nasal e intenso malestar general2,3. Mientras que la fiebre y los demás síntomas suelen desaparecer en el plazo de una semana, la tos y el malestar general pueden persistir hasta 2 semanas después de la resolución de la fiebre2,3.

Algunas personas son particularmente vulnerables a las complicaciones provocadas por la gripe3.

Aunque cualquier persona puede contraer la gripe, algunas personas son particularmente vulnerables, como: las personas mayores de 65 años, mujeres embarazadas, niños pequeños, pacientes con enfermedades crónicas (cardiovasculares, respiratorias, renales, hepáticas...) o con inmunosupresión (por la infección por VIH, quimioterapia, neoplasias malignas...) o los profesionales sanitarios2,3,7.

Sin embargo, la infección por gripe puede dar lugar a una reacción en cadena de procesos inflamatorios y provocar enfermedades graves. Una complicación grave a causa de la gripe es la neumonía causada por la misma o por una infección bacteriana2. Se ha demostrado como padecer una gripe, multiplica por 100 el riesgo de neumonía8. Además, la gripe puede conllevar exacerbaciones a personas con enfermedades respiratorias subyacentes tales como el asma, EPOC o bronquitis crónica2. Por ejemplo, los pacientes con asma tienen mayor riesgo de ser ingresados en la UCI y una peor evolución cuando están hospitalizados por gripe, mientras que la infección por gripe en los pacientes con EPOC es causa de un exceso de morbilidad y mortalidad y puede afectar a la progresión de la enfermedad, independientemente de la edad9,10.

La gripe aumenta hasta 10 veces el riesgo de sufrir un infarto de miocardio y hasta 8 veces el riesgo de un accidente cerebrovascular12-14

Asimismo, la gripe puede provocar complicaciones cardiovasculares. Numerosos estudios indican que el efecto de la gripe en el desarrollo de eventos cardiovasculares es mayor que el de otras infecciones víricas11. Por ejemplo, inmediatamente después de la infección por gripe, el riesgo de sufrir un infarto de miocardio se multiplica de 6 a 10 veces y el de un accidente cerebrovascular o ictus entre 3 y 8 veces12-14.

Es la población mayor de 65 años la que presenta un mayor riesgo de hospitalización por causas cardiovasculares y respiratorias. En las últimas temporadas, entre el 47% y el 61% de las hospitalizaciones relacionadas con la gripe y entre el 76% y el 83% de las muertes relacionadas con la gripe afectaron a los adultos mayores de 65 años15-16. En particular, durante la temporada 2019-2020, de los casos fallecidos en los que se disponía información, el 95% presentaban algún factor de riesgo de complicaciones de gripe. Entre los más frecuentes destacaron la enfermedad cardiovascular crónica (57%), la diabetes (31%) y la enfermedad pulmonar crónica (25%)16.

En el grupo de riesgo de las embarazadas, la gripe puede tener consecuencias graves tanto para la salud de la madre como la del bebé17. Durante el embarazo, las mujeres experimentan alteraciones inmunológicas y cambios fisiológicos que afectan al sistema respiratorio, cardiovascular u otros, lo que provoca un aumento del riesgo de complicaciones por la gripe. Por esta razón, las embarazadas presentan tasas de hospitalización más altas en comparación con las mujeres no embarazadas17. Este riesgo se multiplica si la mujer embarazada presenta alguna comorbilidad como diabetes, anemia o asma. Las tasas más altas de hospitalización tienen lugar en el tercer trimestre del embarazo17. Estas complicaciones pueden afectar también al desarrollo del bebé con un nacimiento prematuro o un bajo peso al nacer17.

Por otro lado, en la mayoría de los niños pequeños la gripe es una infección autolimitada que se resuelve después de unas semanas, muchos de ellos pueden experimentar complicaciones que pueden ser leves como la otitis aguda o graves como un fallo respiratorio o muerte18Los menores de 2 años son los más afectados y, especialmente los menores de 6 meses cuya tasa de mortalidad es la más elevada entre los niños más pequeños18,19. De hecho, durante la temporada 2019-2020, en el grupo de 0-4 años se observaron las tasas de incidencia acumulada más altas, al igual que en las dos temporadas precedentes16.

Es importante mantener unas prácticas higiénicas adecuadas para evitar el contagio tales como lavarse las manos frecuentemente, cubrirse la boca con un pañuelo al toser o estornudar, evitar tocarse ojos, nariz y boca así como el contacto con personas enfermas, pero el método más efectivo para prevenir el contagio y, por consiguiente, la posibilidad de desarrollar las complicaciones anteriores es la vacunación2,3. Por ejemplo, en pacientes con EPOC, la vacunación antigripal mostró una disminución del 38% en hospitalizaciones relacionadas con la gripe entre individuos vacunados frente a los no vacunados20. La vacunación frente a la gripe se asoció a una disminución del 36% del riesgo de sufrir acontecimientos cardiovasculares graves en todos los pacientes13,21. Asimismo, en pacientes con insuficiencia cardiaca, la vacunación antigripal disminuía en un 18% el riesgo de muerte por causas cardiovasculares y por cualquier causa22. En la temporada 2019-2020, la vacuna antigripal ha evitado un 26% y un 40% de hospitalizaciones e ingresos en UCI, respectivamente, en los mayores de 64 años así como un 37% de muertes atribuibles a la gripe en esta población16.

Datos gripe temporada
2019–2020

27.700
hospitalizaciones

1.800
admisiones en UCI

3.900
defunciones
atribuibles a gripe

80%
de los casos graves hospitalizados
95%
de las muertes

ocurrieron en personas con algún factor de riesgo de complicaciones16

Por ello, es importante seguir las recomendaciones sobre la vacunación antigripal del Sistema Nacional de Salud con el fin de proteger a la población más vulnerables y, de esta manera, reducir la mortalidad y morbilidad asociada a la gripe, así como el impacto de la enfermedad en la comunidad7.

    1. World Health Organization (WHO). Global Influenza Strategy 2019-2030. Disponible en: aquí[Último acceso: septiembre 2021].

    2. Paules C, Subbarao K. Influenza. Lancet. 2017;390:697–708.

    3. Organización Mundial de la Salud (OMS). Gripe (estacional). Disponible en: aquí [Último acceso: septiembre 2021].

    4. Sistema de Vigilancia de la Gripe en España. La Gripe en España. Temporada 2017-18. Disponible en: aquí [Último acceso: septiembre 2021].

    5. Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (CAV-AEP). Gripe: Balance final de la temporada 2018-2019. Disponible en: aquí [Último acceso: septiembre 2021].

    6. Sistema de Vigilancia de la Gripe en España. Impacto de la gripe en España. Temporada 2019-20. Disponible en: aquí [Último acceso: septiembre 2021].

    7. Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. Recomendaciones de vacunación frente a la gripe. Temporada 2021-2022. Disponible en: aquí [Último acceso: septiembre 2021].

    8. Shrestha S, Foxman B, Berus J, et al. The role of influenza in the epidemiology of pneumonia. Sci Rep. 2015;5:15324.

    9. Schwarze J, Openshaw P, Jha A, et al. Influenza burden, prevention, and treatment in asthma-A scoping review by the EAACI Influenza in asthma task force. Allergy. 2018;73(6)1151-81.

    10. Gorse GJ, O’Connor TZ, Young SL, et al. Impact of a Winter Respiratory Virus Season on Patients With COPD and Association With Influenza Vaccination. Chest. 2006; 130(4):1109-16.

    11. Gopal R, Marinelli MA, Alcorn JF. Immune Mechanisms in Cardiovascular Diseases Associated With Viral Infection. Front Immunol. 2020;11:570681.

    12. Kwong JC, Schwartz KL, Campitelli MA, et al. Acute Myocardial Infarction after Laboratory-Confirmed Influenza Infection. N Engl J Med. 2018;378:345–53.

    13. Warren-Gash C, Blackburn R, Whitaker H, et al. Laboratory-confirmed respiratory infections as triggers for acute myocardial infarction and stroke: a self-controlled case series analysis of national linked datasets from Scotland. Eur Respir J. 2018;51(3):1701794.

    14. Boehme AK, Luna J, Kulick ER, et al. Influenza-like illness as a trigger for ischemic stroke. Ann Clin Transl Neurol. 2018;5:456–63.

    15. Instituto de Salud Carlos III. Sistema de Vigilancia de la Gripe en España. Informe de Vigilancia de la Gripe en España. Temporada 2018-2019. Disponible en: aquí [Último acceso: septiembre 2021].

    16. Instituto de Salud Carlos III. Sistema de Vigilancia de la Gripe en España. Informe de Vigilancia de la Gripe en España. Temporada 2019-2020. Disponible en: aquí [Último acceso: septiembre 2021].

    17. Rasmussen SA, Jamieson DJ, Uyeki TM. Effects of influenza on pregnant women and infants. Am J Obstet Gynecol. 2012;207(3 Suppl):S3-8.

    18. Kondrick J, Rosenthal M. Influenza in children. Curr Opin Pediatr. 2017;29(3):297-302.

    19. Bhat N, Wright JG, Broder KR,et al. Influenza-associated deaths among children in the US, 2003-2004. N Engl J Med. 2005;353:2559-2567.

    20. Mulpuru S, Li L, Ye L, et al. Effectiveness of Influenza Vaccination on Hospitalizations and Risk Factors for Severe Outcomes in Hospitalized Patients With COPD. Chest. 2019;155(1):69-78.

    21. Udell JA, Zawi R, Bhatt DL, et al. Association between influenza vaccination and cardiovascular outcomes in high-risk patients: a meta-analysis. JAMA. 2013;310(16):1711-20.

    22. Modin D, Jørgensen ME, Gislason G, et al. Influenza Vaccine in Heart Failure. Circulation. 2019;139(5):575-86

     

LA GRIPE AUMENTA LAS
COMPLICACIONES
CARDIOVASCULARES

Los adultos mayores de 40 años sin antecedentes
cardíacos ven aumentado el riesgo de padecer
enfermedades cardiovasculares después de sufrir
una gripe.

VACUNACIÓN EN MAYORES DE 65

Analizamos el impacto que la influenza tiene en
esta comunidad, numerosa en la sociedad
española, y cómo la vacunación ayuda a matizar
el impacto de esta enfermedad a nivel social,
personal y sanitario.

LA GRIPE EN EL EMBARAZO

La vacunación antigripal durante el embarazo
tiene un notable efecto protector, tanto para la
madre como para el bebé. Y es que la gripe
durante el embarazo puede tener consecuencias
graves para ambos.

MAT-ES-2103123 v1 Octubre 2021