Esto es un punto de vista común y, aunque es cierto que gran parte de los casos de VRS en lactantes son leves,2 el VRS es la principal causa de hospitalización entre los lactantes menores de 12 meses*1. Además, es altamente contagioso4. Se estima que casi todos los niños se habrán infectado por VRS al llegar a los 2 años5.

    La evolución hacia enfermedad grave por VRS como infección del tracto respiratorio inferior (como bronquiolitis o neumonía) es impredecible, no podemos saber qué lactantes necesitarán más cuidados, ya que cualquier lactante puede ser hospitalizado al exponerse a su primera
    temporada de VRS3.

    Por ello, debemos permanecer atentos a la salud de todos los lactantes.

    Es verdad que la gripe es una potencial amenaza para la salud pública; sin embargo, hay vacunas disponibles desde los 6 meses de edad. Por el contrario, el VRS también es una potencial amenaza para todos los lactantes, pero la única medida disponible actualmente está dirigida a una limitada población de lactantes, siendo altamente restringido su uso6.

    En un estudio realizado en EE.UU que compara la tasa de hospitalización por VRS con las de otras enfermedades respiratorias comunes, los lactantes menores de 12 meses tienen una probabilidad casi 16 veces mayor de ser hospitalizados por el VRS que por la gripe4.

    Los lactantes prematuros o con patologías previas presentan mayor vulnerabilidad de desarrollar una enfermedad grave por VRS6.

    A pesar de esto, las opciones para abordar la enfermedad por VRS son limitadas. La prevención solo está disponible para una población limitada de lactantes y se basa en gran medida en tratamiento de soporte6. El VRS es una enfermedad que puede llegar a ser mortal7.

    La enfermedad grave por VRS es impredecible. Cualquier lactante, nacido a término y sano, prematuro o con patologías previas, puede ser hospitalizado en su primera temporada del VRS3.

    Hasta ahora solo había un tratamiento de soporte, pero ya está aprobada una medida de prevención para todos los lactantes.8 Es importante que todos los padres estén informados sobre el VRS. Necesitan saber cómo se transmite y ser capaces de identificar los signos de infección grave y saber cuándo buscar asistencia médica.

    Con este conocimiento, los padres pueden tomar medidas para reducir el riesgo de contacto con el virus y actuar rápidamente si sospechan que están empeorando gravemente.

    Aunque es posible la transmisión de madre a hijo, hay estudios que muestran cómo el VRS se propaga principalmente a través de otros niños o hermanos debido a la cantidad de tiempo que pasan con compañeros en comparación con otros grupos de edad. Los lactantes con hermanos mayores tienen más probabilidad de ser infectados por VRS que los primogénitos9.

    *Según un estudio de 9 años en España en lactantes menores de 12 meses1.

    **En la mayoría de los casos cursa como una enfermedad respiratoria leve con síntomas parecidos a los del resfriado, pero también puede progresar a una infección respiratoria (bronquiolitis y neumonía)2.

    VRS, Virus Respiratorio Sincitial.

     

    1. Sanchez-Luna, M et al. Curr Med Res Opin. 2016;32(4):6938

    2. Karron RA. Chapter 51: Respiratory Syncytial Virus. Plotkin’s Vaccines. 7ª edición. Elsevier Inc. 2018.

    3. Bianchini S, et al. Microorganismos. 2020;8(12):2048

    4. Drajac C, et al. J Immunol Res. 2017;2017:8734504.

    5. Glezen WP, et al. Am J Dis Child. 1986. 140(6):543–546.

    6. Griffin M, et al. N Engl J Med. 2020;383:415-425.

    7. Shi T, et al. Lancet. 2017;390(100098):946-958.

    8. Zhu Q, et al. Sci Transl Med. 2017; 9(388):eaaj1928

    9. Jacoby P, et al. Epidemiol Infect. 2017;145(2):266-271.

     

MAT-ES-2303238 V1.0 Diciembre 2023