El VRS es un microorganismo patógeno estacional común y contagioso que puede causar una enfermedad respiratoria a lo largo de toda la vida aunque, la infección grave es más probable durante la infancia y en edades avanzadas1-3.

El VRS es la causa más común de bronquiolitis y neumonía en lactantes dando lugar a epidemias estacionales en todo el mundo*4.
 

Es un virus estacional y suele circular durante los meses fríos, de noviembre a marzo, en las regiones templadas, pero puede variar en función de la región geográfica y de un año a otro5.

El VRS es un virus común y responsable de muchas enfermedades respiratorias en niños*,**, 6-10

El VRS es la principal causa de hospitalización entre los menores de un año, hospitaliza a 1 de cada 50 lactantes sanos en su primer año de vida11.

El VRS es un virus ARN que es estacional5,7

En España la temporada típica de VRS se da entre Noviembre y Marzo5,14.
En la mayoría de las ocasiones el VRS causa síntomas similares a los de un resfriado, pero también puede causar infecciones pulmonares (bronquiolitis y neumonía)7.

vrs-arn

Síntomas y transmisión

¿Es difícil predecir qué lactantes desarrollarán síntomas graves y requerirán atención médica?

  • Las muertes por VRS son poco frecuentes en los países más desarrollados e industrializados*, pero pueden ocurrir, incluso en lactantes sanos3-5,10,14-24

  • La reinfección por VRS es frecuente y puede dar lugar a complicaciones como la aparición de sibilancias y la exacerbación de enfermedades crónicas como el asma y EPOC2

Testimonial

Alejandro García Pérez, enfermero de atención primaria en Cáceres, Extremadura.

El impacto de la enfermedad por VRS en lactantes puede prolongarse7,12,25-27

La enfermedad por VRS médicamente atendida se puede asociar a otras complicaciones y consecuencias7,12,25-27 como:

Existe una opción preventiva como Beyfortus® (nirsevimab) para proteger a todos los lactantes frente al VRS

Antecedentes del virus respiratorio sincitial

    *En la mayoría de los casos, el VRS provoca síntomas similares a los del resfriado, pero también puede evolucionar hacia infecciones pulmonares (bronquiolitis y neumonía).4

    ** Basado en datos de estudios de EEUU8,9 y una revisión sistemática de la literatura de estudios de EEUU, Canadá y Europa.6

    † De un análisis de datos de vigilancia activa prospectiva de infecciones respiratorias agudas en niños <24 meses de edad en 3 condados de EEUU entre 2004 y 2009, publicado por la Red de Vigilancia de Nuevas Vacunas (NVSN). La tasa promedio anual de infección por VSR entre los niños que asistieron a consultorios pediátricos fue de 205,7 (IC 95%: 169,5-241,9) por 1.000 niños (20,6%).8

    ‡ De una revisión sistemática de la literatura de EEUU y un metanálisis de estudios que describen las tasas de hospitalización asociadas al VSR entre bebés de EEUU, en la que la búsqueda se realizó el 14 de agosto de 2020 e incluyó estudios de 2000 a 2020. En un análisis de 25 estudios publicados que cumplieron con los criterios de inclusión, en bebés <1 año, la tasa anual combinada de hospitalización asociada al VSR fue de 19,9 (IC 95 %: 17,9–20,9) por 1.000 (2,0 %).9

    ¶ De un estudio de cohorte prospectivo sobre 408 bebés finlandeses durante la temporada de VRS de 2017-2018. Se siguió a los bebés durante 10 meses después del nacimiento (de septiembre a junio), y 134 bebés desarrollaron una infección por VRS durante este período. De estos lactantes, 103 (76,9%) desarrollaron otitis media aguda.25

    # De un estudio de cohorte poblacional estadounidense de bebés nacidos entre 1995 y 2007 e inscritos continuamente en el Programa Medicaid de Tennessee (TennCare) durante el primer año de vida. Los 123.301 infantes incluidos en el estudio tenían ≥35 semanas de edad gestacional estimada y nacieron entre el 1 de junio y el 31 de diciembre de cada año. De estos bebés, 8.440 (6,8%) tuvieron al menos una visita médica por bronquiolitis por VRS durante los primeros 6 meses de vida. Datos representativos de los segundos 6 meses de vida tras considerar una infección por VRS en los primeros 6 meses de vida. Odds ratio 1,21 (IC 95%: 1,14-1,29).26

    †† De un estudio de EEUU que identificó retrospectivamente a bebés con infección por VRS y ≥24 meses de inscripción continua en la base de datos Truven MarketScan (1 de enero de 2004 a 30 de septiembre de 2015). Bebés expuestos (n=38.473) fueron emparejados por puntaje de propensión con controles no expuestos (n=76.825) por características iniciales y edad gestacional. Las tasas se calculan como número de visitas/100 pacientes-año desde la infección por VSR. Tasas promedio acumuladas de utilización de atención médica por todas las causas por 100.000 pacientes-año entre bebés nacidos a término infectados por el VRS y cohortes de control durante un seguimiento de 2 años después de la infección por el VRS. Las visitas al médico fueron del 34% mayor en los lactantes infectados por el VRS (n=3363) frente a los lactantes de control (n=2505); las visitas al departamento de urgencias fueron un 53 % mayores en los lactantes infectados por el VSR (n=110) que en los lactantes de control (n=72); Las visitas al hospital fueron un 167% más altas en lactantes infectados por VSR (n=24) versus lactantes de control (n=9).12

    1. Carvajal JJ et al. Front Immunol 2019; 10: 2152.
    2. Openshaw PJM et al. Annu Rev Immunol 2017; 35: 501-532
    3. Shi T et al. Lancet 2017; 390(10098): 946–958.
    4. Meissner HC. N Engl J Med 2016; 374(18): 1793–1794
    5. Obando-Pacheco P et al. J Infect Dis. 2018; 217: 1356–1364.
    6. Bont L et al. Infect Dis Ther 2016; 5(3): 271–298.
    7. Piedimonte G and Perez MK. Pediatr Rev 2014; 35(12): 519–530.
    8. Lively JY et al. J Pediatric Infect Dis Soc 2019; 8(3): 284–286.
    9. Mclaughlin JM et al. J Infect Dis 2022; 225(6): 1100–1111.
    10. Karron RA. Plotkin’s Vaccines. Seventh Edition. Chapter 51, Respiratory Syncytial Virus Vaccines. Elsevier Inc. 2018.
    11. Mira-Iglesias A, et al. Influenza Other Respir Viruses. 2022 Mar;16(2):328-39.
    12. Simoes EAF et al. J Infect Dis 2020; 221(8): 1256–1270.
    13. Demont C et al. BMC Infect Dis 2021; 21(1): 730.

    14. Reeves RM et al. J Infect 2019; 78(6): 468–475.

    15. Esposito S, et al. Front Immunol. 2022 Apr 28; 13:880368.

    16. Eichinger KM, et al.Ther Adv VaccinesImmunother 2021; 9:2515135520981516.

    17. Mejias A, et al. Ann Allergy Asthma Immunol. 2020 Jul;125(1):36-46.

    18. Esposito S, et al. Hum Vaccin Immunother 2016 12(7):1700–6

    19. Di Cicco M et al. Pediatr Pulmonol 2021; 56(1): 240-251.

    20. Bloom-Feshbach K et al. PloS one. 2013;8(2):e54445

    21. Smith DK, et al. Am Fam Physician. 2017;95(2):94-99.

    22. Pérez-Yarza EG, et al. Pediatr Infect Dis J. 2007;26(8):733-739.

    23. Eiland LS. J Pediatr Pharmacol Ther. 2009;14(2):75-85.

    24. Arriola C et al. J Pediatric Infect Dis Soc 2020; 9(5): 587-595 y SuppInfo.

    25. Thomas E et al. J Infect Dis 2021; 223(5): 811–817.

    26. Abreo A et al. Clin Infect Dis 2020; 71(1): 211–214.

    27. Driscoll AJ et al. Vaccine 2020; 38(11): 2435–2448.

MAT-ES-2303238 V1.0 Diciembre 2023